miércoles, 16 de abril de 2014

El carnaval cimarrón tiene su espacio




Este reportaje de mi autoría se publicó en el Listín Diario en 1998. Aunque lo reproduzco en esta fecha con el mismo título, es mi deber informarles que en la actualidad no estoy de acuerdo con el nombre que le puse en ese momento a esta expresión cultural. Prefiero llamarle manifestación cultural, tradiciones en Semana Santa o expresiónes folklóricas de la Semana Mayor.

Santo Domingo.-  Muchas personas tienen costumbres diferentes en este período de Semana Santa. Los cristianos irán a las iglesias a participar de los cultos con los que se conmemora la pasión, muerte y resurrección de Jesucristo. Otros recorrerán carreteras para disfrutar de los hoteles, ríos, playas del país o tomarán un avión o un crucero en compañía de sus familiares.

Mientras esto ocurre, comunidades rurales del país celebran en esta época el Carnaval Cimarrón coincidiendo con la llegada de la primavera. No es el carnaval europeo de carnestolendas, que se celebra antes del Miércoles de Ceniza, es el carnaval marginado, donde sus protagonistas toman elementos de desechos para confeccionar sus caretas y trajes y no les importa ni esperan que la gente vaya a esa actividad.
Es una tradición de ellos, es un espacio donde la capacidad creadora juega un papel muy importante.

Gagá

En nuestro país existen varias expresiones diferentes de este complejo mágico religioso: uno lo encontramos donde existen o existieron plantaciones cañeras y por lo tanto hay pequeñas comunidades donde residen personas que laboran en las áreas azucareras, otra en Elías Piña, donde no hay bateyes ni explotación agrícola. Ambas prácticas son formas de expresión agraria, en donde lo que se trata simbólicamente, mediante la danza y práctica religiosa, es preñar la tierra para que dé mejores frutos y en Polo, Barahona, en honor a Dambalah.
El Jueves Santo a las 12:00 de la noche comienza la ceremonia de estas manifestaciones. En el gagá de los bateyes ya bendecidos los trajes, elaborado el "vevé", que es la representación simbólica de las deidades, realizan el último levantamiento de la silla, se inicia la música y los grupos recorrerán los caminos polvorientos visitando los bateyes aledaños para regresar el domingo de resurrección al lugar de inicio para darle fin a esta ceremonia.

Mientras que en el gagá de Elías Piña el desarrollo es completamente distinto ya que se desarrolla en base a personajes, que ellos llaman juegos, los cuales son dramatizados simbolizando la primavera, la fecundación y la transformación de la naturaleza. En esta ceremonia está la "Violación a Teresita", que encierra la fertilización de la tierra agreste, espinosa, por la llegada de la primavera, "La Hachita", que encierra el temor de que la llegada de las lluvias dañe los frutos. También están entre los juegos los palitos, los zancos, el muerto, tatúm y el chulí.

Ocasionalmente, en este gagá aparece el personaje "la máscara del diablo", elaborada con materiales de desechos: caja de cartón, plumas de aves y otros elementos. El sábado Santo queman las máscaras y las cenizas son esparcidas en los campos como ritual a la fertilidad. 

Las Cachúas  

El doctor Temítocles Féliz Suárez tiene 35 años disfrazándose de cachúas. La tradición ha venido de familia en familia, su abuelo Reginaldo Suárez fue uno de los primeros en Cabral en elaborar caretas de carnaval, junto a su madre.

Después de las 12:00 de la noche del Sábado Santo las cachúas salen al pueblo, teniendo una característica única en el mundo, y es que quienes dan apertura al carnaval son los niños de cinco, seis años y diez años de edad. "ellos son los primeros que están en el pueblo esperando las doce de la noche para salir con sus foetes y caretas disfrazado", señala el doctor Féliz.

Este carnaval termina el lunes siguiente al Domingo de Resurrección a las seis de la tarde, con una ceremonia que se realiza en el cementerio y que consiste en repicar con sus foetes encima de las tumbas de las cachúas fallecidas. Además queman un Judas, un muñeco personificado, en represalia a lo que le hizo Judas a Jesús "y ese es el castigo que merece Judas en ese momento, lo amarran, queman y lo llevan por todo el camposanto arrastrándolo y dándole fuete hasta deshacerlo", agrega.
Estas máscaras, contrario a la mayoría de las caretas del país, no se pintan. Están elaboradas con papel vejiga de diferentes colores, son forradas de este papel dándole un toque peculiar y luego son embarnizadas para que adquieran una película protectora. Los trajes también están hechos de telas sencillas en algodón o en seda, con la característica que cuando el cachúa abren sus alas simula un murciélago en son de vuelo, además de llevar una cruz en la espalda "para repeler el diablo que anda suelto".
Las cachúas aguantan golpes porque es su tradición. Como es médico, el doctor Féliz tiene anestésico para los latigazos. Sus tres hijos también se disfrazan y participan en el carnaval.

Máscara Cocorícamo y Tifuá

En San Juan de la Maguana existen dos expresiones del carnaval Cimarrón: La máscara Cocorícamo que llegan a la provincia desde las montañas, de las lomas del Rosario y comunidades aledañas. Están elaboradas de crin de caballo, dientes de burro, de vaca y son utilizadas para meterles miedo a los niños por su mal comportamiento. Muchas veces utilizan el esqueleto de un animal para su creatividad.

Los Tifuá son máscaras elaboradas con tela que rellenan con brea de asfalto y son adornadas con los mismos elementos que las de Cocorícamo.

Los Negros

Los negros utilizan pocos recursos para participar en una actividad de varias comunidades, como La Joya, La joyita, El Peje, El Cachón, La Baría, Tierra Blanca y Copal, próximas a Guerra. El Sábado Santo y el Domingo de Resurrección salen estos personajes, los cuales visitan días antes las casas del pueblo preguntando sobre el comportamiento de los niños con el objetivo de atemorizarlos.

Sus máscaras son confeccionadas con higüeros, con cartón o con botellas de plásticos y son adornadas con algodón, cadillos y otros elementos de desechos. En sus manos llevan una vara para darles una "pela" a los niños y el foete para intimidarlos.
Las Marimantas
Las marimantas de Yerbabuena, Hato Mayor, llevan una máscara de cuero de vaca, cubierta con un caparazón de comején. También es una expresión de Semana santa.

---------------------------------------
Xiomarita Pérez
Publicado en Listín Diario, el 15 de febrero de 1998






























Mi música es mi bandera

Final del espectáculo
Vacacionando en Estados Unidos, sin apartarme de mi “bandera dominicana” y mis habichuelas con dulce, ha sido gratificante que uno de mis yernos me haya sorprendido con boletos para este espectáculo en el Teatro United Palace, patrocinado por el Ministerio de Turismo. Chiqui Hadad “se la comió” en la producción, aunque el sonido no estuvo de lo mejor, ya que cuando los presentadores hablaban se escuchaba con estridencia y muchas personas se tapaban los oídos. 
Héctor Acosta
Los que más aplausos se llevaron fueron Héctor Acosta, “El Torito”, que inició con merengues y luego bachatas, una de ellas bailada acurrucadito con una señora del público y “El Caballo Mayor”, Johnny Ventura, que cerró la programación con to’ el pie, luego de la actuación de la invidente mezzo soprano Janette Márquez, que interpretó “Quisqueya”, ataviada con un vestido con los colores de la bandera dominicana, acompañada en la guitarra por Yomare Polanco. 
El Torito bailando bachata don una señora del público
Miriam Cruz estuvo genial. Interpretó varios merengues que puso a los asistentes a brincar, chillar, principalmente “La Loba”. Noté un poco de rigidez en su cintura en esos merengues tan buenos de bailar y en momentos en que los bailarines no estaban en el escenario.
"El Caballo" Johnny Ventura
Los más tímidos fueron Krency García, ”El Prodigio”, que con su acordeón le dio un toque de tierra adentro y puso a bailar desde sus asientos a la gran parte de los dominicanos presentes y Frank Reyes siempre elegante e impecable en el vestir, y lo único que le faltó fue quitarle la timidez a la cintura, viviendo lo que canta con el cuerpo. 
Johnny Ventura con Dionis Fernandez y Roberto del Castillo
Ustedes no me lo van a creer, pero cuando se terminó el espectáculo había un gentío esperando a Johnny Ventura en la salida de los artistas para tomarse fotos y resulta que Johnny salió por otra puerta. 
Janette Márquez mezzo soprano
Una de las jovencitas que estaba esperando a su ídolo se fue frustrada y la amiga solo le decía: “Sigue esperando a Johnny, voy a ver con quién te irás al Bronx, porque a esta hora no hay trenes”. No sé si la joven amaneció en Manhattan o se fue a pie para el Bronx, lo que sí les aseguro es que ella disfrutó desde el comienzo hasta el final “Mi música es mi bandera”.

---------------------------------------
Xiomarita Pérez
Columna Folcloreando
Publicada en Listin Diario el 16-04-2014

jueves, 10 de abril de 2014

Xiomarita aconseja trabajar la SS en las aulas



Con motivo del período de asueto que se avecina, la consultora folklórica Xiomarita Pérez sugirió a los profesores de escuelas públicas y privadas asignar a sus estudiantes trabajos cuyos temas giren sobre las costumbres y tradiciones de la Semana Santa (SS) o Semana Mayor y cómo las perciben cada uno de ellos.
Cada familia vive una experiencia diferente, unos se van de viajes, dentro y fuera del país; muchos visitan  iglesias, otros acuden a las playas y al campo y algunos aprovechan este período para simplemente descansar  y reflexionar.
Gagá Elías Piña
“¿Qué mejor premio a esos estudiantes que una buena calificación en el mes de abril o mayo por expresar sus sentimientos y emociones? Todos serán evaluados de muy buenos a excelentes, porque son sus vivencias y es el mejor estímulo para asistir ese primer día de clases luego del asueto, que tantos problemas ha creado”, agregó la primera Directora Nacional de Folklore.
Xiomarita expresó que en SS la gastronomía es diferente, además, en cada región del país varían las preferencias,  por lo que cada estudiante aportaría su experiencia en ese primer día de clases, incluyendo aquellos cuyos  padres son originarios de países con diferentes costumbres.
También, el jueves, viernes, sábado y el Domingo de Resurrección aparecen expresiones folklóricas, como las cachúas de Cabral, cocorícamo y tifuá en San Juan de la Maguana, los negros de la Joya, las marimantas de Hato Mayor, el gagá de los bateyes, Elías Piña y de Polo Barahona.
Gagá de los bateyes (Foto: Xiomarita Pérez)
En el aspecto religioso, qué significa la SS para los católicos, los rituales más importantes, historia de las procesiones, qué es un viacrucis.
Las otras fuentes para elaborar estos trabajos serán los padres, tíos, abuelos, primos y otros adultos que les contaríasus costumbres de épocas anteriores, además de las informaciones percibidas por los mismos estudiantes que vivirán sus propias experiencias, sin tener que indagar en los medios cibernéticos.
“La asistencia y la puntualidad están enmarcadas en la disciplina que se crea en el seno de la familia y es nuestro deber de padres transmitir  la responsabilidad como uno de los valores morales imprescindibles en la formación del individuo en sociedad. Vamos a estimular a los estudiantes a que el lunes 21 estén en primera fila en sus respectivos centros educativos”, finalizó la folklorista.

------------------------------------------

Publicado el 10 de abril, 2014

miércoles, 9 de abril de 2014

Los nombres y sus derivados


Cuál es la razón de que cuando nacemos nos “endonan” un nombre sin que nosotros  siquiera estemos de acuerdo después que crecemos. Nos deben poner nombres provisionales y cuando cumplamos la mayoría de edad tener la facultad de cambiarlos si no estamos de acuerdo, por un costo razonable y sin tantos papeleos.
El ser humano es muy presumido. Queremos ponerles nombres a nuestros hijos  de artistas de telenovelas, de acontecimientos sociales, políticos, económicos y eventos naturales. 
El almanaque Bristol parece que pasó a la historia, y total... ni siquiera los calendarios de Año Nuevo los obsequian en las farmacias y supermercados en la época de Navidad.
Lo que más se usaba eran nombres comunes e hispánicos del santoral católico; por ejemplo: María, José, Manuel, Carlos... todo era combinación de estos con Miguel, Luis, Juan, Rosa, Luisa, Mercedes, Altagracia y con unos apellidos también comunes: Pérez, Mateo, Jiménez, etc. y ustedes saben qué implica eso, que cuando usted va a buscar un papel de buena conducta, aparece con una ficha porque muchos de los que delinquen tienen esos nombres y apellidos y ya se puede imaginar el trajín para poner las cosas en orden.
viejo.fisescrabble.org


Esos mismos nombres, las madres se los ponen pero en inglés: Mary, Joseph, Johnny, Michel, o sino Sthephany, Paulette (¿francés?), que muchas veces ni lo saben pronunciar y menos escribirlos y, aunque los sepan escribir, cuando van a expedir un Acta de Nacimiento, el escribiente pone el nombre como le dictan las neuronas: Estefany, Polé, etc.
Otros les ponen los nombres al revés o combinaciones de nombres para que se vea “heavy” y cuando le preguntamos ¿y ese nombre? Nos contestan que es una combinación del nombre de su marido y el del abuelo, o del papá y la mamá o del nombre del papá. 
¿Se imaginan Xiomara al revés: Aramoix, y quién le iba a colocar la equis final, explíquenme? Y pensar que en mi familia siempre me han dicho Xiomara y las demás gentes me dicen Xiomarita después que tengo más edad. Fue en el Ballet Folklórico de la UASD que iniciaron con el nombre en diminutivo y ya es el nombre que he adquirido, menos para firmar cheques.
También le ponen dos y tres nombres: Migdalia Cristobalina (cuando pequeña le decían Crito) y ahora le dicen Migdalia. A Teodoro Arquímedes nadie le dice los nombres juntos; la familia le dice Arquímedes y las demás personas le dicen Teo. 
Una compañera de la UASD se llama Fe, Esperanza y Caridad y le dicen Fe. El nombre de uno de mis hermanos era Cruz, la gente le decía Pedro y sus hermanos y sobrinos Chiche. El nombre del padre de mis hijas es Pedro Antonio y su familia le dice Tío.
Esas complicaciones para mí no existen: declaré a mis hijas como Nathalia, Noelia y Amelia y Nathalia lleva la h para complacer a su padre, total, la h es muda. Solo tienen un nombre y no son tan comunes. 
Eso sí, muchas veces el lío se me arma por el final: lia, lia y lia y algunas veces estoy llamando a la que no es. Además el apellido Holguín no es tan común y muchas veces escriben Orguín
Hermenegilda, Anastasia, y otros más, son bonitos o feos, depende de quién los lleve. Si la Reina de España le pone a su hija esos nombres o Casimira suena muy bien, hasta la gente que lee los periódicos se entusiasma, por el solo hecho de llevarlo la hija de la Reina,  pero si es una persona de estrato social bajo, hasta la critican
Así sucede con los nombres de artistas, peloteros, actores y la mayoría de los famosos, que la gente lo populariza tanto que sabemos incluso la época cuando nació la persona, porque se convierte en una moda. ¿Se acuerdan de Thalía? Se imaginarán cuántas niñas declaradas así. También hay personas que no enseñan sus documentos de identidad, porque tienen unos nombres feísimos, rarísimos y tienen vergüenza de darlos a conocer. Por favor asuman sus nombres con orgullo si no pueden cambiárselos. 
La suerte que existen los apodos, sobrenombres, alias o derivados de los nombres: Pepe, Mechy, Mecho, Rafa, Fafo, Fefo, Pola, Tere, Deya, Mily, Mon, Paco, Memo, Clemen, Fifa, Mela, Biembo, Turo, Vivi, Felo, Güí, Quico, Kina, Cary, Negra, Lola, Tato, Miguelín, Miguelo, Bety, Cori, Magy, Laly, Kuki, Quique, Guancho, Mary, Alex, Aglis, Yova, Yoja, Charo, Ive, Johnny, Yoly, Mima, etc. 

-----------------------------------
Xiomarita Pérez
Columna Folcloreando publicada en el Listín Diario 
en dos entregas, los días 2 y 9 de abril, 2014