martes, 17 de noviembre de 2015

Las abejas de Xiomarita



Inicio del trabajo
Jamás pensó que su casa era tan tranquila, pero tan tranquila, que varias abejas anidaran dentro del revestimiento de la madera de uno de sus espacios del hogar, sin ella saberlo, por más de dos años.
Veía algunas que entraban y salían, peno no observó el orificio donde “dulcemente” tenían una colmena, hasta que un día le echó una sustancia en aerosol en algunas rendijas de la madera y se escuchó un solo murmullo, pero aun así no pensó que podían existir más de 40 mil de estos insectos.
                                      
Puso notas en las redes sociales, para que alguien se apoderara de ellas y nadie le hizo caso. La gente le decía que las abejas siempre buscan los espacios tranquilos y la dueña decía que eso era mentira, porque el día entero coloca música de todo tipo. También le dijeron que las abejas están donde hay vibraciones o energías positivas y era cierto, pero no se convencía, porque tantas abejas que estaban como “Pedro por su casa” no la dejaban tranquila. También le “metieron miedo” diciéndole que lo que haría iba en contra del medio ambiente, y se echaba para atrás…
 
 
Hasta que un día…. del 2014, decidió contratar a un exterminador y le propuso 500 pesos. Cuando el joven comenzó a quitar las maderas y la propietaria del apartamento ver que eran bastantes colmenas, decidió espontáneamente ofrecerle 500 pesos más. Pero ya cuando iba por la mitad el “apicultor” se rebeló y fue él que puso precio a su trabajo: 8 mil.  Xiomarita quiso volverse loca, no tenía el dinero para pagar ese gran trabajo, pero tampoco quería convivir con ellas ¡basta ya de hembras!, exclamó.
                                     
La constructora de la urbanización decidió darle al exterminador un empleo, a cambio de sacar todas las abejas, incluyendo las reinas que había, en más de 40 panales, además de llevarse la miel que emanaba, dulcificando el piso, embarrando a la dueña, y algunas hembras detrás de ella, como si quisieran jugar a las escondidas. Salió ganando por el trabajo que hizo, colocó las abejas reinas en un bosque cercano del residencial y vivirá eternamente de “luna de miel”.

-----------------------------------
Publicado el 17-11-2015