miércoles, 5 de agosto de 2015

Un 'no' a Monsanto

El lunes recibí una noticia que me ha amargado mi existencia
Mientras el hacha va y viene y la delincuencia se apodera del país entero, que no podemos salir de nuestras casas, porque no sabemos si llegaremos vivos, los camiones se llenan de arena dejando los ríos violados y la escasez de agua está a la orden del día. Precisamente por los cortes de árboles y la arena para utilizarla en la construcción, las empresas Monsanto y Ruiter Seeds firman un acuerdo en la Junta Agroempresarial Dominicana (JAD). Conozco poco al presidente ejecutivo de la JAD, Osmar Benítez, pero he seguido su trayectoria de un hombre que vela por los intereses de la nación, de un defensor de la agropecuaria nacional, y me entero que usaron la plataforma de la JAD para este convenio, que lo considero no apto para la población dominicana. 
La sanidad e inocuidad de alimentos forman parte de las áreas que la JAD está impulsando a través del gobierno.  
www.biodiversidadla.org
Monsanto es una “empresa transnacional que controla alrededor de 90 por ciento del mercado mundial de semillas transgénicas”, según la página Greenpeace. Soy dominicana y considero que como dominicanos que somos deben tomarnos en cuenta para ese tipo de decisión. ¿Los empresarios agropecuarios conocen las consecuencias de lo que sucederá si esta empresa se apodera del control o los controles de la comercialización y soporte técnico?
¿Tienen hijos y familiares los que apoyan esta decisión?  ¿No saben los que firmaron que este convenio es un atentado a la salud, a la vida de los que no tenemos para dónde coger? ¿Y nuestros descendientes, qué pasará con ellos? ¿Los Monsanto comen de esos productos transgénicos? 
www.contrainjerencia.com
Este año 38 países marcharon en contra de Monsanto, por los peligros que ocasiona la empresa estadounidense al modificar genéticamente alimentos que consume la sociedad. Y nuestro país, ¿qué va a hacer?  
Nos matan, nos atracan, nos secuestran, nos roban, y ahora envenenarnos, ¿matándonos con cuchillito de palo, eh? ¿Es justo que nos merezcamos tantos males sociales, alimentarios y económicos? ¿Qué esperanza tendrán las nuevas generaciones, quiénes las orientarán respecto a los daños permanentes que nos causará esta poderosa empresa multinacional?  
Esta es una voz de alarma para el ministro de Agricultura y la Junta Agroempresarial Dominicana.

---------------------------
Xiomarita Pérez
Folcloreando
Publicada en Listín Diario el 5-08-2015