miércoles, 26 de febrero de 2014

De nuevo el traje típico

A propósito de una columna aparecida en el periódico LISTÍN DIARIO el 13 de este mes de febrero relacionada con el traje típico nacional, debo aclarar ciertas cosas que desvirtúan el propósito de la entrevista que me hizo Yaniris López, en la cual expongo mis apreciaciones y también la de doña Edna Garrido de Boggs y otros estudiosos de que nunca en nuestro país ha existido un verdadero traje típico, sino nacionalista. Hasta la fecha trato de tener argumentos para rebatir, porque de lo contrario perdería credibilidad ante los lectores. 
Si bien es cierto que en la “Bibliohemerografía” de mi autoría quedaron sin incluir muchas hemerografía (recortes de periódicos y revistas que tratan de un tema en específico), “peiné” todo lo que se había escrito sobre el traje típico desde el 1944, centenario de la Republica, cuando se realizó un concurso organizado por María Trujillo, el cual no se materializó y el nombre del concurso fue Concurso de Diseños para un Traje Típico Nacional y en otro título Diseños para Trajes de Fantasía Típico Dominicano, que sería en tal caso lo correcto, porque lo típico lo da el uso constante, la cotidianidad, en la cultura tradicional. Respecto a quién diseñó el traje ganador en el concurso del año 1969, en los periódicos de esa época aparece Ilda Kelly como la diseñadora, no Flérida de Nolasco.  
Según un escrito en el periódico El Caribe, bajo la firma del periodista Rafael Abreu Ortiz, del 14 de abril del 1969, se lee: ”El modelo fue diseñado por Ilda Kelly y el mismo se basa en la civilización y las costumbres traídas al país desde España en la época del Descubrimiento. Según la historia, el traje fue traído al Nuevo Mundo por las doncellas de la corte de la virreina, doña María de Toledo y Rojas”. 
Doña Rita Cabrer también estampa en la revista Bohío del 2007, más o menos lo mismo  que el periodista de El Caribe, entonces claro está que la información salió de los organizadores. 
Los aportes de las personas que crearon el concurso de 1969 hay que valorarlos en su justa dimensión, pero no porque el vestido tenga más de 40 años usándose significa que es lo correcto. Lo escrito permanece en el tiempo. ¿Caso cerrado? 

------------------------------------
Xiomarita Pérez
Columna Folcloreando 
Periódico Listín Diario 26-02-2014

miércoles, 19 de febrero de 2014

Edna Garrido habla del llamado traje tipico dominicano. Septiembre, 2007

Los "blumen"

Mi madre era modista, y cuando yo era niña me hacía muchos “blumen” o panties de tela de algodón o de la que apareciera, y le pasaba un elástico para el soporte.
Por el uso, el elástico se “cansaba” y muchas veces se caían; cuando esto sucedía algunas madres les hacían un nudito, otras les ponían una chambra o imperdible, pero mi madre les sustituía el elástico viejo por uno nuevo y lo entraba con un pincho.
Tipo "mangas largas y cuello tortuga" -- clasf.co.ve
Me comentó mi hermano Guillermo que la palabra “bloomers”, que es la correcta, procede del verbo  “to blow”, que significa soplar y que cuando se creó la bicicleta la brisa levantaba las faldas de las muchachas cuando iban en ella y se crearon los pantaloncitos cortos o shorts y luego evolucionó hasta llegar a los “bloomers”.
Los colaless o "hilo dental" -- artículo.mercadolibre.com.ar
Hace nueve años comenté sobre este tema y un lector me escribió (perdí su nombre), informándome que la creadora del “bloomer” fue Amelia Jenks Bloomer, pionera del feminismo en su época y una defensora de los derechos de la mujer, la cual se inició escribiendo en su revista Lily, que abogaba por la reforma de la vestimenta de la mujer y otras reformas sociales.
Los llamados tipo bikinis -- clasf.co.ve
Como pueden leer, hay dos versiones y ustedes escogerán la que les simpatice.
Estos interiores eran de telas de algodón, luego de nailon (nylon) con vuelitos en el trasero que quedaban lindísimos, los talla única, los talle alto ¿se acuerdan? Los que bauticé como “mangas largas y cuello tortuga”, porque llegaban o llegan, porque tiene su público, al ombligo y cubren hasta donde comienzan los muslos. Las mujeres conservadoras siguen usándolos.
Luego vinieron los tipos bikinis, los colaless o los hilo dental, que llamo gurupera. Respecto a los colores, los rojos siempre se usaron para conquistar al marido y los blancos y cremas para las personas recatadas, siempre estaban guardaditos para una emergencia, ya fuera para ir al médico, un viaje o un internamiento en un centro hospitalario.
panti pijama -- antidepresivo.net
Los de hombres también eran mangas largas y cuello tortuga de color blanco y ahora son a cuadros y a rayas, además de los boxers y los bikinis, sobre todo en los metrosexuales.
En Puerto Plata un señor vendía esos interiores para ambos sexos y voceaba: “Veeendo tapabocinas y tapacornetas”.

--------------------------------------
 Xiomarita Pérez
Columna Folcloreando
Publicada en el periódico Listín Diario 19-02-2014

miércoles, 12 de febrero de 2014

Patria es Sentimiento

Hace varios años Adrian Tropical trabaja el concepto de la dominicanidad. En la temporada
post-Navidad, con la Vieja Belén y durante el mes de febrero con motivo del Mes de la Patria. 
 
Lo que más me entusiasma es que en las actividades educativas y de entretenimiento sus ejecutivos integran al personal que labora en la cadena de restaurantes, lo que contribuye a que sus empleados trabajen con dinamismo, asumiendo la empresa gastronómica como parte de ellos, lo que redunda en beneficio de sus clientes, sus ejecutivos y el personal. 
 
Es una familia tropical, que toma iniciativas y es parte de la producción que se prepara para brindarle al público cultura con sabrosura, porque todo está ligado al quehacer gastronómico, lo que le da un toque con sabor dominicano. En este año el tema es Patria es Sentimiento y, por esta razón, el área externa de Adrian de la Núñez de Cáceres estuvo llena de vendedores de frío-frío, cocos, chicharrones y longanizas con tostones, como lo preparan en la fritura de la esquina en su fundita, pero con higiene.    
                               
Sentimiento es cuando saboreamos nuestra “bandera”, olfateamos el aroma del café, un sancocho en coro, un yaniqueque en la esquina del barrio, unos espaguetis en la playa y todo lo que nos lleve a nuestra identidad. 
Este sentimiento está en la memoria del dominicano que vive en el extranjero y que cuando escucha un merengue toma el palo de la escoba como compañía.     
                                
Sentimiento es pedir una fría en el colmado, sin decir la marca. Es un mofongo, o unas habichuelas con dulce en Semana Santa. 
Muchos de estos sentimientos gráficos están plasmados en un paquito o comics preparado por los jóvenes que laboran en mercadeo, aportando cada uno su sentir, así como lo plasmaron los invitados en un mural, durante el lanzamiento.   
                                  
El mural estará durante este mes en todos los restaurantes para que los clientes expresen su sentimiento de dominicanidad, que sean parte de una empresa gastronómica, donde la música dominicana y la decoración son parte del ambiente y de lo que somos, ya que ese sentimiento lo llevamos en las venas y nos sentimos orgullosos de ser dominicanos y qué mejor que “Boruga” para ponerle este toque de dominicanidad esa noche?

-----------------------------------------
Columna Folcloreando
Publicada por Xiomarita Pérez en Listin Diario el 12-02-2014

lunes, 10 de febrero de 2014

El traje de RD es nacionalista

A propósito de celebrarse mañana el Día Nacional del Folklore, Xiomarita Pérez reflexiona sobre el traje que tradicionalmente ha representado la dominicanidad. Es nacionalista, dice, no típico. 
                          
Para la investigadora y consultora folclórica Xiomarita Pérez, aunque en el país se han realizado concursos de diseño para la confección de un traje que represente la dominicanidad, actualmente no existe un traje típico dominicano. 
Lo que existe, dice, es un traje nacionalista elaborado tradicionalmente solo con elementos de influencia hispánica, como el diseñado por Ilda Kelly en 1969.Pérez explica que en 1944, para el Centenario de la República, se organizó un concurso de diseño para un traje típico nacional, pero este no se llegó a materializar.
 “Más tarde, en 1968, don Ángel Miolán convocó a un certamen para elegir, nuevamente, un traje típico nacional que nos represente.
Miolán fue el ideólogo del concurso”, señala.

Confeccionado por Farah Cabrera, es una réplica del diseñado por Ilda Kelly. Fue donado por Rosario de la Mota  a Xiomarita Pérez en 2013. Rosario lo usó cuando su esposo, Adriano Valdez Hilario, fue embajador en Chile en los '8Os.
El concurso de realizó al año siguiente en el Teatro Agua y Luz, organizado por la Dirección General de Turismo y con representaciones de 25 provincias, el Distrito Nacional y personas particulares.
“El ganador fue el traje del Distrito Nacional, modelado por María Lapeiretta. El modelo fue diseñado por Ilda Kelly y confeccionado por Patria de Barros. Este se basaba en la civilización y costumbres traídas al país desde España en la época del descubrimiento”, comenta Pérez.
Traje confeccionado en Puerto Rico por ELDA's Fashion para la inauguración de los XII Juegos Centroamericanos y del Caribe (1974). Fue donado a Xiomarita por Ivette Reyes
Según datos históricos, continúa Pérez, el traje estaba inspirado en los vestidos traídos al Nuevo Mundo por las doncellas de la corte de la virreina, doña María de Toledo y Rojas.
“Es una interpretación imaginativa de la indumentaria tradicional con rasgos acentuados de España”, registró el acontecimiento María Ugarte en el periódico El Caribe del 19 de abril de 1969 (pág. 16-A).
Fradique Lizardo
En 1975, en una entrevista que le hiciera Félix Servio Ducoudray para la revista Ahora!, el folclorista Fradique Lizardo dijo que en República Dominicana nunca han existido trajes típicos, sino regionales, y que estos concursos “carecen de la base más elemental en qué apoyarse”.  

Camisero. Un traje que por los colores y tela (tela de promesa) se considera ritual, y por su diseño (cuello, manga y fruncido) es el más usado por la mujer dominicana en sus actividades religiosas, y sociales con otros colores.
“Traje cotidiano dominicano puede considerarse tanto el de un pescador de Samaná, el de una campesina que viste luto y el de la que cumple una promesa, como el de laque asiste a un baile engalanada con las prendas que guarda muy almidonadas y planchadas en el baúl bajo el aroma del pachulí”, dijo Lizardo.
También dijo el investigador: “…nuestro traje fue pobre de elementos, aunque se hiciera con buen gusto, se mantuviera limpio y planchado, y se luciera con gracia y sobre todo con mucho recato, ya que nunca entró en las mentes de nuestras abuelas y bisabuelas levantarse las faldas ni para bailar ni para ninguna otra actividad ante el público, ya que cuando se veían obligadas a montar caballo era de rigor usar pantalones varoniles”.
Más propuestas Hace unos años, en 2007, se celebró un concurso para elegir el traje nacional oficial de República Dominicana, como parte del proyecto “¡Que viva el merengue!”, organizado por la comunicadora Jatnna Tavárez en su programa de televisión. Resultó ganadora la propuesta del diseñador Carlos de Moya.
“Aunque el Consejo Nacional de Cultura había designado una comisión para elegir el ganador, al final no se oficializó dicho traje, en vista de que en nuestro país nunca ha existido un verdadero traje típico”, apunta Pérez.
De acuerdo con Xiomarita, el diseñador Leonel Lirio ha sido el que más ha trabajado y aportado en los diseños de trajes “típicos” de fantasía, especialmente para los concursos de belleza en los que participa el país.
Diseño. Un traje de los llamados "típico", confeccionado por Gabriel Malagón (Gaby) y que por sus colores refleja la identidad dominicana.

“Aunque los trajes son de fantasía, él siempre se documenta en la historia y la cotidianidad”.
Pérez indica que la sociedad dominicana reconoce los aportes hechos por Ángel Miolán, Ilda Kelly y otras personalidades en estos concursos, “pero esto no quiere decir que tuvieran la razón, en vista de que la influencia más marcada es la hispánica y nosotros somos dominicanos, criollos”.
¿Qué elementos se deben tomaren cuenta para que un traje se considere típico? “El clima -responde Pérez-.
En otros países, como Panamá, el traje tiene una historia y representa esa historia con los elementos que poseen. En Colombia, los trajes son regionales, por el clima y el hábitat.
Así como sucede con los bailes, que su coreografía tiene que ir acorde con el terreno y el hábitat, la vestimenta va acorde con el clima. Además, nuestras campesinas usan el vestido camisero en su diario vivir y el traje típico lo hace la cotidianidad, engalanado estéticamente, pero sin perder su esencia”. 
Esta blusa agua lluvia no debe mostrar los hombros
(Reflexiones
A TOMAR EN CUENTA)
Apuntes de Xiomarita sobre la vestimenta tradicional dominicana: - Las blusas agua lluvia (en la imagen) no deben dejar ver los hombros.

- Los colores cítricos y chillones no deben existir en los trajes.
- La tela de seda no es parte de nosotros, pero sí lo es el algodón.
-El tocado en la cabeza no debe ser exagerado. Con una o dos flores basta.
- La cayena nunca ha sido la flor nacional dominicana, aunque se haya creído así.
- En nuestro país lo que podría existir son trajes regionales, pero en realidad el traje que más nos identifica es el camisero de algodón, con cuello redondo o cuadrado, con corpiño y la falda fruncida en la cintura, además de la falda y la blusa agua lluvia, usado en fiestas, sin mostrar los hombros.

--------------------------------------------
Texto: Yaniris López
Fotos:  Robert Vargas
Modelo: Amelia Holguín Pérez
Publicado en el Listín Diario el 9 de febrero de 2014

miércoles, 5 de febrero de 2014

Existe una línea musical carnavalesca?

La fuerza y el poder de convocatoria que genera el carnaval  dominicano  ameritan que la gente que sabe hacer música y gusta de las fusiones de diversos ritmos populares piense en la particular necesidad de producir música para la fiesta carnavalesca que hace siglos es tradición del pueblo dominicano.
Se necesita  música que invite a bailar, a brincar, a saltar y exprese con intensidad los sentimientos que brotan de ese momento mágico que se vive “en las calles” en tiempos de carnaval.  
Músicos Alibabá
La República Dominicana no tiene todavía una línea musical carnavalesca que la identifique, como tienen otros pueblos del área del Caribe, Centroamérica y Suramérica,
tomando en cuenta que los temas de carnaval de un país son fusiones de ritmos o instrumentación musical que matizan la base rítmica que convoca el entusiasmo en momentos de carnaval. 
 Baila en la calle es el icono musical del carnaval dominicano a partir del año 1984. Antes de Baila en la calle, sonaban los Alibabá a finales de la década de 1960 y los Guloyas con su música rítmica melódica. También la música de los personajes individuales que se paseaban por los barrios acompañados de un coro, con güira y tambora, como Califé, Se me muere Rebeca y Robalagallina. ¿Qué decir de la música espontánea de los diablos, que con sus saltos hacen sonar los cencerros y cascabeles e iluminan con sus espejos la fiesta  popular más grande que tenemos como país? No hay que ser compositor, músico o etnomusicólogo para  identificar lo que es y debe ser un tema musical carnavalesco: La instrumentación, la fusión de ritmos y el estribillo, pero, principalmente, la instrumentación rítmica, es lo fundamental para  vivir y sentir una pieza musical como propia de carnaval. Hay temas que sin tener letras ponen en marcha el sentir carnavalesco, como los Alíbabá y el Gagá.Brasil, Colombia, Trinidad y Tobago, Haití y Panamá, entre otros, poseen una música con identidad carnavalesca. Inmediatamente se escucha sabemos cuál  es su origen, porque tiene una esencia, una base identitaria, como ocurre con otros aspectos de la cultura tradicional.
Músicos de gagá
Si escuchamos la mayoría de los temas de carnaval dominicano y le anulamos las letras, lo que percibimos es un merengue popular, no una pieza de carnaval, por lo que debemos tener en cuenta que un tema de carnaval dominicano debe tener elementos musicales y rítmicos de nuestra cultura y tradición carnavalesca.
Aunque se mantenga la base de merengue, una pieza de carnaval se debe complementar con wild indians, gagá, priprí, palos, y, por qué no, el ritmo carnavalesco que identifica a la Capital, Alibabá.
Analicemos a continuación los temas dominicanos que consideramos son carnavalescos, porque en el aspecto danzario se pueden bailar a ritmo del contenido señalado, aunque no tengan la instrumentación propia de cada ritmo:
Baila en la calle.  Compositor Luis Días e interpretado por Luis Días y Sonia Silvestre, que luego popularizó Fernandito Villalona con base de merengue.   Tiene palos, gagá, priprí, congos y merengue. (1984).
Pipí en carnaval.  Intérprete José Roldán. Tiene gagá, merengue, priprí, palos. (2001).
Sí, Carnaval,  compuesto e interpretado por Edis Sánchez en el año 2000 para participar en el Concurso Nacional de Temas de Carnaval y fue rechazado por no tener orquestación armónica. Luego el Consejo Dominicano de Música, que dirige Ana Silfa Finke, lo sometió al concurso Tribuna Musical de América Latina y el Caribe, renglón de Música Tradicional, México 2002, TRIMALCA-UNESCO, que organiza el Consejo Mundial de la Música, donde ganó el primer lugar y es usado por muchas comparsas en el Desfile Nacional de Carnaval del Malecón de Santo Domingo. Posee ritmos de gagá, wild indians y palos.
Músicos de los Guloyas
A bailar gagá.  De  Marcos Caminero. Tiene merengue y gagá.
Santo Domingo Carnaval.  Intérprete y compositor Manuel Jiménez. Tiene merengue, congos, gagá, palos. (1994).
Fiesta de Carnaval.  Intérprete y compositor Felipe Polanco (Boruga). Tiene merengue, gagá, palos. (1994).
Fiesta de Carnaval.  Charros merengueros de Nelson de la Olla. Tiene merengue, palos, gagá. (1996).
Carnaval para gozar.  Interpretado por José Duluc y Maridalia Hernández.  Tiene merengue, palos, gagá. (1998).
El Carnaval.  Intérprete y compositor Kinito Méndez. Tiene merengue, palos, salve, gagá, priprí. (1999).
Carnaval de carnavales, intérprete y compositor Marcos Caminero. Tiene merengue, gagá. (2000).
Mambo Alibabá.  De los Reyes del Carnaval. Como su nombre lo indica, solo tiene Alibabá, ritmo carnavalesco que identifica a Santo Domingo. (2001).
Gozando el carnaval.  De Marcos Caminero. Tiene merengue, palos, gagá.
Ponte la careta.  De Marcos Caminero. Tiene merengue, palos, gagá.
Guerembé.   De Manuel Jiménez. Tiene merengue, palos, gagá.
Otros temas.  En la búsqueda de elementos creativos para temas de carnaval, muchas veces se acude a ritmos que corresponden a la tradición carnavalesca de otros países, sin embargo en los tiempos de globalización, si queremos cultivar, proteger y defender lo nuestro debemos preservar las particularidades que forman parte de nuestras características identitarias
Los dos temas siguientes, interpretados por artistas dominicanos, invitan al carnaval. Sin embargo su base rítmica corresponde a carnavales de otros países, por lo que promueven otras identidades, aunque tengan aceptación por el público criollo.
Esto se encendió, interpretado por Diómedes y el grupo Mío. Es un tema del grupo haitiano Boukman Eksperyans, con formas musicales características de Haití y forma parte de una de las producciones más famosas a nivel mundial llamada “Vodou Adjae”.Tiene merengue y gagá. (1993). Igualmente, como expresamos más arriba, esta música refleja claramente la identidad musical de Haití.

Teatro Cocolo Danzante (Guloyas)
Cómprate tu careta, producción reciente que interpreta Johnny Ventura, se inclina hacia los carnavales de Río de Janeiro, cuya base rítmica es la samba. (2010).
Música y letras de carnaval
A un carnaval el público generalmente acude a brincar, a bailar y a vociferar estribillos que marcan el ritmo pegajoso y característico de las comparsas. Porque la música que resulta de las fusiones de diversos ritmos populares, más las letras con mensajes que apoyan la vivencia del momento y circunstancias carnavalescas, demandan un concepto rítmico tan especial que sobrepasa la mera expectativa que se crea con las simples producciones tradicionales.
Ante esta expectación ningún otro género es más adecuado y pertinente que el lírico para denominar las letras que acompañan las fusiones musicales, inspiradas en motivos carnavalescos.
Música y lírica marchan al unísono en tiempos de carnaval. Sin embargo, en los temas de carnaval la parte más relevante es la musical, la que invita a bailar.
La música, la lírica y el sentir carnavalesco
El género lírico se enfoca fundamentalmente en la expresión de sentimientos y  emociones, a tal punto que desborda en sus seguidores pasiones y  devoción infinita. Tiene la ventaja de que  puede manifestarse libremente, sin medida y sin un ritmo particular, por lo que la lírica resulta ideal para la construcción de temas a ritmo de carnaval.
La música que acompaña a los temas carnavalescos debe reflejar ese momento mágico que se vive en  fiestas  de esta naturaleza, debe ser fiel al sentimiento libre que florece en cada participante y fluye a borbotón durante las manifestaciones carnavalescas.
La  música es una experiencia estética sonora que estimula y  comunica. Pero sobre todo, podría actuar como marco y/o referente ambiental, capaz de entretener y producir grandes emociones. De ahí que la música  desempeñe  un rol  trascendente, espectacular en fiestas de carnaval.

---------------------------------------
Xiomarita Pérez (texto y fotos)
Publicado en el Suplemento Areíto
Periódico Hoy, el 5 de marzo de 2010

Xiomara Fortuna

Algunas veces he pensado que Xiomara Fortuna es tímida, a pesar de ser una artista que el pueblo dominicano quiere, ha aceptado como una de las cantantes que ha grabado canciones y ritmos folklóricos dominicanos y lo hace con pasión, porque ama su cultura
Ella no hace bulla, pero es trabajadora y la comparo con esas mujeres que son íconos en sus países, las que dan la cara identitaria de una nación, las que componen, investigan, producen y proyectan nuestra cotidianidad, el quehacer de los portadores, de esos que no saben qué es un hecho folklórico, porque lo hacen de manera espontánea, y Xiomara se encarga de darle un giro que nace de ella, sin quitarle a sus interpretaciones ese sabor a tierra adentro. He asistido a algunas de sus presentaciones y escuchado muchas de sus interpretaciones, incluidas fusiones, y todas reflejan el sentir de nuestra gente de pueblo y del campo.  
Algunas de las producciones de Xiomara Fortuna
Esa es la negra que nació en Montecristi, pero que pertenece al pueblo dominicano.
A ella la Unesco le otorgó la medalla Gandhi por su obra a favor de la paz. La Universidad Nacional de Colombia le hizo un reconocimiento por su obra con sentido de género. Fue declarada gloria nacional en el Festival Internacional Arte Vivo. 
Tiene su productora Ile Akwa Producciones y creó la Fundación Iniciativas de Cultura y Desarrollo, que gestiona el proyecto ecológico Rancho Ecológico El Campeche y en este contexto organiza un festival musical que le canta a la vida, en pro de los recursos naturales de Verde Limón.
La que podría estar en los parques y monumentos de la ciudad con sus “Balbuceos”, “De la loma al llano”, “Paseando”, “Ella ta’i”, “Tonada para un querer”, “La calle será la calle”, “Kumbajei“, “Pa’cantarte a ti”. 
Es la que no se detiene ahí y grabó un disco con temas clásicos latinoamericanos de varias épocas y autores internacionales e internacionales y precisamente el jueves 13 de este mes estará en el Bar Salón de Los Espejos, acompañada de Sinhora Band, con el espectáculo “La Yiyiyi y yo, boleros y más”, género musical que marcó una época y que en su voz melodiosa se escucha divino. Este es un reconocimiento a una mujer que ha hecho un aporte musical increíble a la sociedad dominicana. ¡Éxitos!

----------------------------------------------------
Columna Folcloreando
Xiomarita Pérez 
Pubicada en el Listin Diario el 5-2-2014