miércoles, 16 de abril de 2014

Mi música es mi bandera

Final del espectáculo
Vacacionando en Estados Unidos, sin apartarme de mi “bandera dominicana” y mis habichuelas con dulce, ha sido gratificante que uno de mis yernos me haya sorprendido con boletos para este espectáculo en el Teatro United Palace, patrocinado por el Ministerio de Turismo. Chiqui Hadad “se la comió” en la producción, aunque el sonido no estuvo de lo mejor, ya que cuando los presentadores hablaban se escuchaba con estridencia y muchas personas se tapaban los oídos. 
Héctor Acosta
Los que más aplausos se llevaron fueron Héctor Acosta, “El Torito”, que inició con merengues y luego bachatas, una de ellas bailada acurrucadito con una señora del público y “El Caballo Mayor”, Johnny Ventura, que cerró la programación con to’ el pie, luego de la actuación de la invidente mezzo soprano Janette Márquez, que interpretó “Quisqueya”, ataviada con un vestido con los colores de la bandera dominicana, acompañada en la guitarra por Yomare Polanco. 
El Torito bailando bachata don una señora del público
Miriam Cruz estuvo genial. Interpretó varios merengues que puso a los asistentes a brincar, chillar, principalmente “La Loba”. Noté un poco de rigidez en su cintura en esos merengues tan buenos de bailar y en momentos en que los bailarines no estaban en el escenario.
"El Caballo" Johnny Ventura
Los más tímidos fueron Krency García, ”El Prodigio”, que con su acordeón le dio un toque de tierra adentro y puso a bailar desde sus asientos a la gran parte de los dominicanos presentes y Frank Reyes siempre elegante e impecable en el vestir, y lo único que le faltó fue quitarle la timidez a la cintura, viviendo lo que canta con el cuerpo. 
Johnny Ventura con Dionis Fernandez y Roberto del Castillo
Ustedes no me lo van a creer, pero cuando se terminó el espectáculo había un gentío esperando a Johnny Ventura en la salida de los artistas para tomarse fotos y resulta que Johnny salió por otra puerta. 
Janette Márquez mezzo soprano
Una de las jovencitas que estaba esperando a su ídolo se fue frustrada y la amiga solo le decía: “Sigue esperando a Johnny, voy a ver con quién te irás al Bronx, porque a esta hora no hay trenes”. No sé si la joven amaneció en Manhattan o se fue a pie para el Bronx, lo que sí les aseguro es que ella disfrutó desde el comienzo hasta el final “Mi música es mi bandera”.

---------------------------------------
Xiomarita Pérez
Columna Folcloreando
Publicada en Listin Diario el 16-04-2014

No hay comentarios:

Publicar un comentario