miércoles, 15 de enero de 2014

Soy scout de corazón

El grupo scout No. 5 del ensanche Ozama visito a Ciudad Real II
Hablar de escultismo es hablar de respeto, hacer un bien a alguien cada día, lealtad y honradez. Se es Scout para toda la vida. Existen personas que son scouts y lo dicen con orgullo, porque esto implica formación espiritual para toda la vida
¿Les confieso algo? Si la mayoría de los que vivimos en este país practicáramos el escultismo otra cosa fuera. No existirían los analfabetos emocionales ni los resentidos sociales. En los años 90 hice un curso inicial scout y ustedes saben por qué no me inicié como madre dirigente, sencillamente porque tenía que pasar la prueba de supervivencia, que era, si mal no recuerdo, irme a un lugar con una batata, una yuca y otros víveres que no recuerdo y preferí no seguir, ya que puedo tener otra abstinencia, pero jamás dejar de comer. 
                                              
Pero esto no ha sido obstáculo para llevar una vida sana, transmitiendo energía positiva a todos los que me rodean, servirle al prójimo, no ser hipócrita, egoísta ni mitómana, sino vivir una vida con libertad, sinceridad y honestidad. 
Mis tres hijas se iniciaron en el escultismo en el Grupo No. 7 y todos los sábados bajábamos de Los Ríos para que mis hijas estuvieran a las 2:00 de la tarde participando de las reuniones hasta las 5:00 de la tarde que se realizaban en el Parque Eugenio María de Hostos
Era “un fuete grande”, pero en el poco tiempo que estuvieron valoraron la importancia del grupo. ¿Por qué las escuelas, colegios, profesores y las asociaciones de padres son tan apáticos que no son capaces de tomarse un tiempo para formar un grupo scout en sus respectivas instituciones y desarrollen ideas que los beneficien? ¡Cuántos huérfanos de padres vivos! 
                                                
Sé que en todas partes se cuecen habas, que muchos que dicen ser scouts no cumplen con las reglas de su vecindario, que son insolventes, por no decir  irresponsables, pero no es el grupo que los hace irresponsables.  
Es que la formación que les han dado a esos individuos no es la mejor, como ocurre también con algunos cristianos, educadores que son incoherentes, que sus acciones no corresponden con lo que promueven ¡Siempre listo!

--------------------------- 
Xiomarita Perez
Columna Folcloreando
Publicada en Listin Diario el 15-01-2014

No hay comentarios:

Publicar un comentario