jueves, 26 de diciembre de 2013

"'Tá to"

Algunas veces pienso que como dominicanos no nos duele nada de lo que suceda con nuestra cultura (bailes, artesanía, culinaria, carnaval, etc.). 
Lo digo porque está ocurriendo una serie de situaciones, que me dejan avergonzada, deseosa de zarpar del país, “soltarlo en banda”, como decimos a nivel popular.
¿Cómo es posible que en una Feria Artesanal se esté vendiendo una caja vacía de un whisky con una ranurita en el medio como reciclaje, dizque porque la caja es bonita como alcancía?
¿Cómo es posible que en un relanzamiento de un ballet folklórico se presente una coreografía de un merengue, representando las muñecas sin rostro, que más bien se adapta a una gala de carnaval, como comparsa de creatividad?


 ¿Cómo es posible que se presente un baile con vestuarios alegóricos a las pellizas que venden en la autopista Duarte, que más bien es comparsa de fantasía para una gala de carnaval, que un baile folklórico en sí?
¿Quién se encarga de corregir estas anomalías? ¿Quién se encarga de corregir el programa que regirá en el espectáculo con una serie de errores de contenido?
¿Por qué en el programa de las presentaciones de los grupos de proyección folklórica se describen las danzas que han desaparecido como si aún estuvieran vigentes y no como danzas que se recrean y que pertenecen al folklore antiguo?
¿Por qué un maestro de ceremonias e investigador folklórico al presentar la tumba, uno de los bailes incluidos en el programa del espectáculo, cuando invita al público a disfrutar de la misma termina con la expresión "tá to"?
Un grupo que nos represente debe tener conciencia de lo que baila, canta y toca. No podemos creer que el público que observa un espectáculo folklorico sea ignorante, porque ahí viene el descrédito y si es una persona que desconoce nuestra cultura peor, porque aprenderá cosas que nunca verá de los grupos originarios.
Una grupo de proyección folklórica que su conjunto musical interprete un gagá acompañado de güira es para que se burlen de nosotros en el extranjero.
Lo peor de todo esto es que la gente que conoce la realidad no se atreve a opinar y a medida que pasa el tiempo estos grupos van deformando todo y lo que hacen es una mala proyección. ¡'Tá to

----------------------------------------------
Xiomarita Pérez
Columna Folcloreando publicada en Listín Diario el 26-12-13.

miércoles, 18 de diciembre de 2013

Letrina, excusado o retrete

Letrina recreada por el artesano Enrique Royo
En los campos solo había letrinas y cuando las personas iban adquiriendo recursos, ya sea que un familiar viviera en  Estados Unidos o Europa o por un negocito, hacían un baño dentro de la casa
Era poco a poco que se iban acostumbrando a la novedad, muchas veces pasaba desapercibido. 
En los pueblos sucedía igual. En ese tiempo se usaba la bacinilla, precisamente porque la letrina estaba separada de la casa a varios metros, y de noche o de madrugada era imposible acudir. Siempre rondaban cucarachas, luciérnagas o “animitas”.
Las primeras bacinillas que se usaron fueron las de porcelana, que era para una clase social alta, luego la esmaltada, que aún conservo una, la de aluminio y actualmente la plástica en diferentes colores. Otras familias utilizaban el “pato”, pero se usa más en las clínicas y hospitales. Estos tipos de recipientes también eran los apropiados para medir el azúcar en la orina con una glucocinta, que detectaba el grado de presencia de este ingrediente.
La letrina más tradicional es la que tiene el cajón de madera, muchas tenían dos hoyos de diferentes tamaños. Más modernizada, la del cajón de cemento. En este lugar nunca había papel higiénico, lo tenían guardado en la casa y cuando iban a “darle al cuerpo” lo llevaban consigo.
Cuando la familia era de pocos recursos colocaban un clavo en la pared y en éste colocan papel de funda o de periódico. Este lugar siempre estaba limpio.
Me han contado que los muchachos inventaban y cuando no había papel se limpiaban con la tusa del maíz, que desgranan para darles de comer a las aves domésticas y si no habia tusa se limpiaban del “seto”, por lo que las amas de casa estrujaban "ají caribe" en las paredes por esta mala costumbre y era fácil de descubrir quién hacia estas acciones, por la rascadera y los movimientos saltarines, producido por el picor del vegetal
En otros hogares había dos palos redondos barnizados: un palo grande para los adultos y uno pequeño para los niños y esos palos se lavaban luego de usarlo.
Las letrinas carecen de energía eléctrica y siempre debe  llevarse una linterna, no fósforos, por la combinación del gas metano, producido por la descomposición de las heces fecales.

---------------------------------
Xiomarita Pérez
Columna Folcloreando
Publicada en Listín Diario el 13-3-2013

Mi dieta escolar

Mi hermana Carmen y yo estudiamos en el colegio Santa Clara, becadas con un transporte de  guagua de la Companía Nacional de Autobuses. 

Local del colegio Santa Clara en la Ciudad Colonial

Mi madre nos levantaba a las cinco de la mañana y hacía un café con leche y pan con huevo, o con queso Don Pancho, cuando había dinero, y para llevar nos preparaba a cada una cuatro panes con huevos revueltos. 
Nunca llevé veinticinco centavos para comprar un refresco de botella y un pastelito, porque no había recursos para ello. 
A las 6:00 de la mañana esperábamos la guagua en la Peña Batlle esquina Summer Welles. Éramos las primeras en recoger y por ese motivo siempre ayudaba a montar o a desmontar a los niños y a cruzar la calle
Reunión de la promoción 1973
Recuerdo a Margarita, yo le llevaba como 5 o 6 años y siempre se sentaba alante conmigo y me regalaba la mitad de su pan, preparado con jamón y queso, ¡qué pan! 
La hora de Literatura con el profesor Caonabo coincidía con el recreo de kínder y le daba mordidas a mis panes y le pedía permiso al profesor para “ayudar” a esos niños a sacar sus refrescos de la nevera y yo, autoagradecida me tomaba un trago de cada refresco, porque tenía que “bajar el pan”. 
Subo al aula, continúo en mis clases, encontrando muchas veces  que se habían comido la mitad de uno de mis panes. En el recreo siempre me juntaba con mis amigas Miriam Pimentel y Altagracia Genao, “Lacha”, que esas sí que llevaban veinticinco centavos. Diariamente Miriam compraba un refresco de uva y Altagracia Genao -Lacha- uno rojo, ambos acompañados de pastelitos. No me explico cómo no cambiaron de color.

Mis compañeras de curso con el profesor José Delmonte el 14-11-2009

Siempre les brindaba de mis panes, pero no estaban acostumbradas a mi menú. Entonces ellas, al no ser tan glotonas, me daban la mitad de cada una de su merienda
Tocar el timbre para entrar al aula era una señal para dirigirme a la cafetería a donde sor Lourdes, una monja con más de 68 años, a “requintar” de los pastelitos que no se vendieron porque estaban rotos. 

En el recreo
Mis amistades siempre me han preguntado cómo no crecí, era la última de la ruta y llegaba a mi casa a las tres de la tarde y no comía. No sé si era porque la comida estaba fría o porque mi barriga estaba un poco llena.

--------------------------------
Xiomarita Pérez, columna Folcloreando
Publicada en Listin Diario el 18-12-2013
La primera fotografía es propiedad de www.aventurasinfantiles.com 

miércoles, 11 de diciembre de 2013

Colonias y perfumes

La mayoría de las colonias y perfumes era importada de España. Usé Colibrí por muchos años y en horas de la tarde. Antes de llegar a mi destino esta colonia me delataba. 

También usé 1900 con Vetiver. ¿Y para los hombres? English  Leather, que venía en un estuche de tres frascos con tapas en madera, con una colonia, y los otros dos para antes y después de la afeitada. El Old Spice, muy usado por Carlos Andrickson hijo, 4711 y Varón Dandy, usado por el padre Lorenzo, de origen español, que impartía religión.  

Los hombres iban modernizándose y fueron adquiriendo los perfumes de la Avon que venían con figuras de carro, jeep y otras formas. 
Otros perfumes para hombres eran el Imperial de Guerlain, Vetiver de Carven, Vetiver de Guerlain, etc.
Luego fui renovando mis gustos y comencé a usar de la marca Avon el Honeysuckle, fragancia de jazmín y el Carnation, de clavel, ambos descontinuados. El perfume Topacio de Avon, con una piedra amarilla, estaba presente en los hogares que tenían familiares en Estados Unidos.


 El Jean Naté se hizo nacional. Las mujeres más encopetadas usaban Charly, Sortilege de Le Galion, Madame Rochas, que lo usaba mi profesora de bachillerato Teresa Pepén,  Shalimar de Guerlain (que todavía Marcia Corporán usa), Air de Temps de Nina Ricci.
 
No he tenido tanta suerte con los perfumes, porque seguido empiezan a gustarme los descontinúan: El Momento Supremo de Jean Patois, que lo usaba la profesora Lourdes Soñé de Chevalier cuando estaba en la O&M, el Tea Rose que a Susana Morillo le encantaba, y otro que tenía más de cuarenta años en el mercado y que sólo aparece en una tienda de Miami y en Puerto Rico es el Emeraude de Coty.  
 
¿Otros que ya han pasado de moda? París de Ives St. Lauren, que lo usó en los años 80 Mercy Jácquez, Boucheron, Happy de Clinique, Green Tea de Elizabeth Arden, etc.              

Lo que sí les digo es que hay personas que desde que nacieron están usando el mismito perfume, es eterno, se identifican por su aroma. ¿Y el Maja? El Agua de Florida de Murra y Lamma, además de refrescar el cuerpo aleja los malos espíritus.    

---
Publicado en Listín Diario el
miércoles 11 de diciembre de 2013

martes, 10 de diciembre de 2013

La artesania es un patrimonio inmaterial


A propósito de celebrarse este 10 de diciembre el Día del Patrimonio Nacional
Las muñecas sin rostro elaboradas en Moca son un ejemplo de artesanía dominicana.

La consultora folklórica Xiomarita Pérez abogó porque el impacto de la globalización no afecte la identidad de los dominicanos, una tendencia que actualmente se refleja en la adopción de culturas foráneas en la culinaria, la música, el baile y principalmente en nuestra artesanía.

“Visitar los ‘giftshop’ o tiendas de regalos y ferias artesanales es divagar en otras culturas. Allí se ven pocas marcas de identidad criolla y en la mayoría de los establecimientos los dependientes no tienen el menor conocimiento de lo que están mostrando al turista”, dice Xiomarita.
Además de mostrar un claro matiz vulgar,  este llavero, aunque diga República Dominicana, no representa nuestra identidad.
Agregó que en los aeropuertos y en la Ciudad Colonial es frecuente encontrarse más con una guagüita colombiana, un mate burilado de Argentina, un cuadro naif de Haití o un palo de lluvia de Centroamérica o Suramérica con el sello “Made in Dominican Republic”, que con “sourvenirs” propiamente dominicanos.

Sin embargo, esos países tienen una marca que los identifica y sus habitantes aprecian su cultura, expresó Xiomarita con motivo de celebrarse este 10 de diciembre el Día del Patrimonio Nacional.

Xiomarita explicó que la artesanía forma parte del patrimonio cultural inmaterial, ya que, como bien señala la UNESCO en  “Háblame de la… artesanía” (colección 2009), “esta forma parte del conjunto de usos, conocimientos y técnicas que las comunidades y, en ciertos casos, los individuos reconocen como parte integrante de su patrimonio cultural”.

 El lema de Xiomarita es “Diversidad sin perder la identidad”, es decir, poder mostrar al mundo artesanías de varios países pero reconociendo la nuestra.
Esta pulsera, que se vende en las ferias artesanales locales, no representa nuestra identidad. Promueve, además, el uso de plantas no permitidas en República Dominicana.
“Muchos artesanos, dueños de tiendas y guías turísticos no saben distinguir entre lo que es una artesanía tradicional o utilitaria, decorativa, popular, contemporánea, bisutería y manualidades y la procedencia de las mismas, y estamos vendiendo al mundo como nuestra la identidad de otros países que sí  se preocupan y valoran lo que tienen”.

Señala que existen varios artesanos que trabajan la artesanía dominicana con técnica extranjera y sin embargo tienen un concepto acabado de lo que somos y retratan con sus materiales las costumbres y vivencias del pueblo dominicano
Destaca, por ejemplo, el trabajo de Enrique Royo (argentino), Leo Theuwissen (belga), Manuel Ochoa (peruano) y  Lobo (alemán), entre otros.
Esta técnica artesanal que pertenece a las indias kuna (Colombia y Panamá) se está trabajando y vendiendo en el país como si fuera dominicana.
Xiomarita agregó que otra situación que se da con la artesanía es que algunas ONG importan las técnicas artesanales de otros países y se las transmiten a artesanos en la frontera y estos las presentan en las ferias como artesanías dominicanas. Estas ONG no socializan sus iniciativas con el Estado para conocer las políticas nacionales. Como ejemplo citó la mola, que es una artesanía exclusiva de las indias kuna del archipiélago de San Blas o Kunayala, las cuales están diseminadas en Panamá y Colombia.

Finalizó expresando que se está importantizando más la comercialización  de la cultura dominicana como marca que los rasgos de nuestra identidad, aquellos que nos diferencian de otros países.


miércoles, 4 de diciembre de 2013

La sala en el campo




 

Este lugar adquiere dimensiones diferentes dependiendo de los que habitan en el hogar. En el interior de la puerta de entrada, más arriba del quicio hay una matita de sábila, una palma y/o un pan bendito
Cuatro mecedoras con su espaldar forrado de hilo de nylon tejido, una mesita de la misma madera con un mantelito tejido en hilo de lana que lo hizo la adolescente de la casa en las clases de manualidades y que se elabora en un cuadro de madera con clavitos alrededor. Un florero de cerámica rústica con flores plásticas de diversos colores engalana este espacio.    


Las paredes las visten de un cuadro de marco grande, “un collage”, donde plasman las fotos en blanco y negro y a color del hijo que cumplió años y se lo celebraron, del hermano, de la prima, del esposo u otro familiar que falleció en un accidente o murió de repente y en la memoria de sus deudos queda la tristeza, incluso, un recordatorio de “los nueve días” con su foto para mostrar a los visitantes.   
También decora la sala una “jumeadora” o una lámpara de tubo. 
 
La foto y el diploma del hijo o la hija que se graduó en la universidad no puede faltar, la familia se siente orgullosa por los sacrificios de esos años de estudios. 
Tampoco el cuadro de la niña con bucles tocándose los pies, un calendario de un negocio del pueblo, un cuadro de San Miguel Arcángel, El Gran Poder de Dios y el Sagrado Corazón de Jesús.

Si hay un familiar en los "nuevayores" o una hija en Europa hay un juego de sala de tres piezas, forrado de plástico, o de pana con colores vivos, un perro u otro animal de yesoLa mesita varía, es de cristal de dos bases con soportes dorados que con el tiempo se va “pelando” y el florero es de cerámica más fina o de cristal. 
Las flores cambian, ya no son plásticas, son de seda y predominan el crisantemo y las rosas rojas, amarillas y rosadas.


El mantelito es tejido con hilo nylon y además de las flores encontrarán un sourvenir de algún monumento de esos países con la inscripción de recuerdo que le da el soporte de que su familiar vive fuera o estuvo allí y es un orgullo para la casa, además hay algún objeto eléctrico o figura que da vuelta con una caja de música integrada. 
En sus paredes no faltará un espejo ovalado con el borde de yeso y pintado de dorado y dos candelabros en los laterales, un reloj con la esfera negra y con flores rojas en su interior y bordeado de dorado, una lámpara de tubo, el cuadro de la Santa Cena, el de un pajuil, el puente colgante.      
El cuadro de la foto de los esposos en blanco y negro, la cual fue retocada a color por un especialista o que fue enviada a España para, además de darle los tonos adecuados, colocarle una cadena en el cuello o unos aretes que en la foto original no estaba. El costo de la foto se iba pagando semanal o quincenal y podía durar hasta dos años. ¡Ah!, una foto que no debe faltar es la de la joven que está fuera con su esposo, en un marco que también vino de allá.
Otro tipo de sala
Los muebles de tres piezas los juntan y los arropan con una sábana para protegerlos del polvo, además esos muebles son para las visitas especiales, y si tú no forma parte de esa visita especial te invitan a sentarte en la galería “porque hace más fresco”. Al lado de estos muebles hay un estante de madera con un televisor y algunos “biscuits”.
 La sala en el mes de diciembre era un hervidero de familiares y amigos, más cuando se esperaba el familiar que venía del extranjero.  En estos tiempos luce vacía, el calor no se aguanta ya que es provocado por la construcción en concreto, producto del dinero que envían de los Estados Unidos y Europa y ese espacio lo han cambiado por una enramada en el fondo de la casa o en los lados y estos adornos ya pasan desapercibidos, además, los clubes y el modernismo han hecho que tengan otro estilo de vida.


lunes, 25 de noviembre de 2013

Merengue Compadre Pedro Juan: el mas difundido y conservado



 
Musicos tipicos tambien interpretan a compadre Pedro Juan
“Compadre Pedro Juan” es el merengue más difundido a nivel nacional e internacional, además de ser un clásico, porque ha permanecido en el tiempo, desde que el músico Luis Alberti lo estrenara en el año 1936”.
Así lo expresó  la consultora folklórica Xiomarita Pérez en una nota informativa, siendo el objetivo del músico complacer  a varias damas de la aristocracia de Santiago, que deseaban escuchar un merengue que sus letras fueran de buen gusto.
Para la primera Directora Nacional de Folklore, conmemorar el Día Nacional del Merengue este martes 26 noviembre es un homenaje a la música y baile de este género, y a “Compadre Pedro Juan”, que, aunque no se considera folklórico porque tiene autor conocido, es el que se interpreta en todas las fiestas nacionales y extranjeras como ícono representativo de la cultura musical dominicana.
“Además, no es folklórico porque no se han alterado sus letras y melodía, no obstante la colectividad haberlo asumido como propio”.
La consultora folklórica hizo un estudio en sus archivos musicales y pudo constatar que de setentas versiones que posee,  en la mayor parte de éstas el paseo en el merengue “Compadre Pedro Juan” se ha mantenido.
“Este merengue tradicional es el más difundido y popular, además de ser el que tiene más versiones, interpretadas por variadas orquestas y en las voces de diferentes cantantes, no solamente dominicanos sino también de diferentes países, tales como Venezuela, Puerto Rico, Cuba, entre otros. Esta pieza musical se caracteriza por tener las tres partes fundamentales del verdadero merengue: paseo (que no se baila), merengue propiamente dicho y el jaleo”.
Entre los músicos y cantantes figuran Luis Alberti con su orquesta Santa Cecilia en la voz de Arcadio (Pipí) Franco, Billo Frómeta, Xavier Cugat, El Gran Combo de Puerto Rico, Porfi Jiménez, Wilfrido Vargas, Ángel Viloria, Fernando Villalona, Los Hicsos, Joseíto Mateo y Milly, Enrique Chía, Trío Reynoso, Tavito Vásquez, Orquesta San José, Luis Pérez y su orquesta, Félix del Rosario, Rafael Solano, Francis Santana, Juan Colón y Manuel Tejada.
Alfredo Chahín lo interpreta en el idioma árabe, Libertad Lamarque, Papa Molina, Alberto Beltrán, Choco De León, Christi Lane, Orquesta Cubana, Rafael Hernández de Puerto Rico, Toros Band, El trabuco venezolano, Sergio Vargas y Emilio Muñoz, entre otros.
El Día Nacional del Merengue se conmemora, desde el 2005, el 26 de noviembre de cada año, mediante Decreto No. 619-05 del 11 de noviembre del 2005, porque en esa fecha en 1854, por primera vez apareció el vocablo “merengue” en el periódico El Oasis, que circulaba cada domingo en la ciudad de Santo Domingo.
Xiomarita tiene en sus archivos más de 250 asientos  bibliohemerográficos del merengue, plasmados también en el libro de su autoría,  lo que ha servido para consultas de estudiosos del folklore.